Buscar Destinos...

Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 29 de enero de 2011

SACARSE LA CAMISETA A 11791.391440984378 KM DE DISTANCIA





Seguien las Micro Historias...

Uno de tantos sueños que tenía en esta vida era jugar al futbol en otro país. Hace dos meses comencé a pensar en esto y le fui dando mayor importancia. Jugué al futbol en España y Nueva Zelanda pero nunca pude dedicarle el tiempo necesario para jugar una temporada. Un amigo Gales me introdujo a un club llamado AVALON SOCCER CLUB, el mismo queda ubicado en el pueblo de Avalon Beach, a una hora de Sydney.

Una vez inscripto, la cursada no me permitió ir al entrenamiento y por ende tuve que presentarme directamente el día del partido. Antes de comenzar el encuentro me acerque al técnico, le dije que era argentino y me dijo “te voy a poner en la A”. Hay A y B. Físicamente venia muerto por los laburos que venía haciendo, sumándole que no jugaba en cancha de 11 hace 8 meses maso menos. El ultimo partido fue en Nueva Zelanda contra un equipo de brasileros que acaban de salir de una fiesta de caipirina. En aquella ocacion, Brasil enfrentaba a Argentina. Tal como nos tienen acostumbrados, los brazucas se tomaron mil caipirinas y nos metieron 6. Un par de risas y se volvieron a sus casas. Terrible.

Llego el día del partido. Caí bastante tímido ya que solo conocía a mi amigo Ben, quien ya había hablado bien de mí. Jugamos un partido juntos hace 2 años, el partido más informal del mundo.

Primero se jugó el partido de la B y seguido el de la A. La reserva tiene un nivel físico interesante, debería haber empezado allí ya que físicamente venia muerto. Le explique al técnico mi situación física, una buena manera de abrir el paraguas. La idea era entrar en el segundo tiempo.

El técnico decide ponerme faltando 10 minutos para el cierre del primer tiempo. En el medio del partido me pasan la pelota, toco con un compañero, me la devuelve, le pego y GOL! El arcángel Gabriel bajo del cielo y me regalo un minuto de habilidad. Era el partido sonado, recién había entrado y ya había marcado un gol. Participe de unas tres jugadas y el resto me dedique a correr y hacer lo mejor que pude. El partido termino dejando una buena impresión de mi estilo de juego. La pregunta que me hice fue es: suerte de principiantes o había habilidad para rato??

Pase una buena semana. Venia bastante motivado con el tema del futbol. Los compañeros eran amistosos y el técnico me daba su apoyo lentamente. Se acercó el jueves, viernes y finalmente llegamos al sábado.

La segunda fecha fue irreal. Empezamos 0 a 0. Tuve la suerte de anotar dos goles. Desafortunadamente nos marcan dos golazos ni bien salgo de la cancha. El técnico me pone de nuevo pero con la panza que tengo sumado a que el calor me estaba matando, lo único que pude hacer fue “aparentar” que tenía habilidad. El final del partido llego dejando un contundente 5 a 2. Perdimos y la prensa cayo obre mí. Primera conclusión en el mundo futbolístico: desde la China hasta un partidito en la Base Marambio, el exitismo futbolístico existe en todos lados. En mayor o medida, claro está. Me habia ganado presion en el equipo en tan solo 2 fechas. Las miradas fueron: “ que paso con el argentino??”

Las fechas se fueron dando y las cosas me fueron saliendo de a poco. Son 18 fechas de las cuales si uno queda entre los 4 primeros juega las semifinales en el estadio del pueblo. Ahora estamos a fines de campeonato, queda 1 mes y un poco más. Tengo 8 goles en 9 fecha, no me puedo quejar teniendo en cuenta el poco estado físico que tengo.

Uno de los mejores partidos de mi vida fue contra los punteros. Íbamos 1- 0 abajo en el resultado, con un jugador menos. Uno de los nuestros le dijo al réferi “ Fuck off”. Nos quedamos sin delanteros, teníamos la necesidad imperiosa de ganar si queríamos seguir peleando bien arriba. El partido era muy duro, cansador, cada pelota valía una vida y pesaba una tonelada. Hacía calor, el sol golpeaba constantemente la retina de nuestros ojos. Era difícil jugar con el sol en contra, en Australia es tan poderoso que sentís que te quema de verdad. En una jugada inesperada me pasan la pelota y le pego desde afuera del arco. La verdad que fue un golazo!! Hacía mucho que no me sacaba la camiseta, para felicidad de los que no se alegran al ver mi panza.

Un muy buen amigo argentino trajo su cámara y se dedicó a filmar el partido. Tuve la suerte de hacer uno de los mejores goles que hice a metros de mi amigo! El recuerdo me quedara para la eternidad. El partido termino 1 – 1. Por más que teníamos un jugador menos tuvimos la suerte de empatarlo y seguir arriba en la tabla.

Si tuviera que hacer un análisis del futbol de Australia diría lo siguiente: físicamente están muy bien preparados, corren todos, son flacos, y más allá de la edad todos mantienen un mismo nivel. Yo jugué en la segunda división y por mi humilde experiencia podría decir que técnicamente no son dotados, hay pocos pases, es un juego muy físico y trabado. Los jugadores se quejan más y exageran mucho. Me paso varias veces de que jugadores se enojaban y te amenazan si les sacabas la pelota o los camisetiabas. Te pasa que hay roces sin intención y la gente se los toma como si quisieras matarlos. Mas alla de esas pequeñas diferencias, el ambiente futbolístico es el mismo. Por ejemplo: juego los sabados a las tres de la tarde y a la noche nos vamos con los chicos del club a tomar una cerveza.

De toda esta experiencia saque la siguiente conclusión: a la hora de emigrar a otro país, cultura, es de suma importancia afiliarse a un club social donde uno puede relacionarse con los locales de una manera distinta. Esos vínculos no solo serán gran ayuda en lo social sino que también a la hora de encontrar nuevos trabajos, abrir nuevas puertas.

No hay comentarios: