Buscar Destinos...

Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 19 de enero de 2011

Mas micro historias!

HOLA ORFELIA!! TE ESTAMOS LLAMANDO

Su nombre era Orfelia, una argentina de 50 años que vivía en Sydney hace más de 30. Me contrato para que le arregle un deck. Quedamos a un horario y así empieza la historia.

Orfelia me dijo “A las 12 estoy ahí”. Como buena argentina me llamo a la una y me dijo “al final no trabajamos”. Me llamo a los 5 minutos y me comento: “dale, ya estoy a media cuadra”. Me llamo a los 15 minutos: “recién salgo para allá”. Conclusión: no sé si vivía hace 25 años o no, pero era argentina al 100%, un delirio.

En realidad me costaba creer que iba a pasar un día entero con argentinos. Cuando llegamos a su casa, nos llevaron a ver su al altillo. El lugar era un desbole, todo tirado, una cantidad de cosas ridículas acumuladas. Ahí fue cuando lo conocí a Roberto.
Roberto, el marido, se encargó de limpiar el altillo ya que venía la municipalidad a llevarse toda la basura. Había que tirar los artículos viejos y de poco uso. Roberto: “ a ver, a ver, esta sierra esta oxidada y el del año 20, como la vamos a tirar?? “Esto en Buenos Aires sale 30 mangos, todo sirve” Me hizo acordar al capítulo de los Simpson donde Homero ve al chancho salir volando y grita “todavía sirve, todavía sirve”.

Roberto me tele transportó a Sudamérica en menos de 2 minutos. Un maestro, no quería tirar nada a la mierda porque en algún momento lo “iba a usar”. En el altillo encontré de todo, me faltó encontrar un hincha de aldosivi.
Otra de sus grandes frases fue “ mira, tengo estas pulseras, llevalas al pueblo y véndeselas a las chicas por 5 dólares, te haces unos dólares extra, dale, avivate nene”. Es increíble, el tiempo es relativo y hay cosas que uno nunca cambia más allá de los viajes o las experiencias que uno tenga. Se puede vivir donde quieras pero siempre vas a ser siendo un argentino.

Hubo otra situación que me cautivo y me llamo poderosamente la atención.
Roberto estaba limpiando el altillo cuando de golpe la llama a Orfelia: “ Orfeliaaaaaaa, ven un segundo a mirar algo” Orfelia viene al segundo. Roberto: “dale ya está, anda nomas” Orfelia dice un comentario. Roberto: “ Orfelia NO ME ROMPAS LAS PELOTAS DALE ANDA PARA ALLA”.

Acá les presento la tercera de las situaciones típicas que caracterizan a un argentino, en el buen sentido de la palabra.
Roberto antiguamente hacia artesanías, restauraba antigüedades. Hasta ahí vamos bien. Sin darse cuenta, de lo más profundo de su ser le salió un comentario que lo definió por naturaleza: “hago metales, viste la llama olímpica de Sydney, bueno Roberto la hizo” Me hizo acordar a la propaganda política de Menem en el 95 “el no podrá haber hecho todo pero que hizo mucho nadie puede negarlo....el puente de Sydney....”Roberto lo hizo, el Opera House, Roberlo lo creo. Y seguimos cantando”. Resulta que Roberto hizo todo., estudio medicina, química, comunicación social en Australia y cine. Ahora trabaja en minería. Más allá de las bromas que pueda hacer, lo recuerdo como una gran persona, a él y a su mujer, quienes son invitaron a cenar y nos alagaron con un típico asado “argentino”.

Fue una experiencia muy enriquecedora para mí. Me proyecte por primera vez a unos 30 años y me di cuenta de cómo iba a ser mi vida si optara por vivir en un mundo anglosajón. Me di cuenta que la única manera de viajar es viviendo el presente, no me gusto imaginar mi vida en el futuro, lejos de mi casa y de mis seres queridos. Por eso opte sanamente por vivir al máximo el presente y no detenerme en nada más que ello.

No hay comentarios: