Buscar Destinos...

Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 31 de diciembre de 2008

Rusia: Siberia y el Transiberiano







Bienvenidos al místico y famosísimo transiberiano. Debo decir que antes de comenzar el viaje no tenía ni la menor idea de lo que estaba haciendo o mejor dicho, dónde me estaba metiendo. Solos algunos datos por libros e internet. De todos los viajes que hice, este fue el menos organizado y el más jugado de todos. Iba a cruzar el continente solo, donde nadie habla inglés y con la menor información posible. Además tenía solo 16 días de visa, lo cual no sabía si me iban a alcanzar ya que los pasajes los iba a comprar día a día sin saber si hay o no asientos disponibles.

De Harbin a Siberia
Primer dato : como a lo largo de todo el viaje, era el único turista a la vista.
Tuve que compartir la habitación con tres chinos, lamentablemente el cuarto estaba al lado de los amigos de estos chinos y a la vez de los amigos de los amigos. Conclusión: mi camarote era el punto de reunión donde todos venían a comer noodles, pollo, cerveza y contar sus historias.

Con mis compañeros no tuve comunicación, simplemente señas y gestos. Uno de ellos tenía muy buena onda y se dio cuenta de que no entendía nada de lo que pasaba y me ayudó bastante. Puedo decir que por primera vez llegamos a tener humor, chistes, con señas obvio.
En fin, con mis camaradas del cuarto tuve la mejor onda. Tenían el peor olor pero al fin y al cabo eran mis camaradas del cuarto.

Los amigos cayeron con un arsenal de noodles, salchichas, te, ajo, queso, de todo un poco. En las habitaciones se arman picnics, así que por dos días comí pan, noodle, papas, noodles otra vez.

El paisaje era increíble, sobre todo la última parte. Digamos que hay una parte bastante árida y desértica anterior a la región de Siberia, donde luego florecen los campos, y la zona se cubre de bosques y más bosques de coníferas, alerces, pinos. Vemos ríos y lagos congelados. Atravecé una zona montañosa bastante desértica.

El tren estaba atendido por camareras rusas , lo cual tenían con seguridad el peor humor de la vida.

La mañana siguiente paramos en la aduana. Varios rusos nos pidieron pasaporte y nos revisaron bolsos. Tendrían que ver las caras de todos al verme a mi. Los encargados del control vieron: chino, ruso, chino, ruso...un hombre no identificado. Los policías son muy irritables y pareciera como que vas a recibir un balazo. Cuando llegó la policía a nuestro camarote y me vio, puso cara de no entender lo que pasaba. Había un clima muy tenso. La rusa me me dijo algo que obviamente ni entendí. La situación fue tan pero tan bizarra que yo, la policía, y los chinos nos morimos todos de risa. Momento mágico si los hay.

Ni bien nos hicieron salir al pasillo para revisar el cuarto, unos de los chinos se puso a hablar por teléfono. El policia comenzó a gritar desesperado. La camarera del tren vino corriendo, le gritó al chino y le pegó dio un golpe en la cara. El momento fue bastante tenso. Yo pensaba “donde mierda estoy?”

El clima en el tren es por lo general bastante inestable, como lo es el resto de Rusia. Para que se den una idea, tomé mi notebook y la llevé en la mochila al comedor. Cruzando uno de los pasillos vi como una de las que cuidaba el tren me corría desde atrás . Cruzó todo el corredor, me agarró la mochila y me dijo algo que ni entendí. Pensaba que iba a meter una bomba o algo así, la verdad que a juzgar por mi barba parecía un talibán.

Por lo general en la películas o series tienden al comedor del transiberiano como un lugar donde todos van a tomar vodka y terminan muy borrachos. Quiero aclarar que esto una burda mentira, ya que el vodka que se vende en el tren sale 5 veces más que el que compran ellos y la gente no tiene tanto dinero para comprarlo ahí.

En el tren se come noodle, sopas, pan, papas, salchichas y toma te todo el día. Está de más decir que se toma muchísimo, desde las 6 de la mañana hasta las 12 de la noche. Las personas que tienen mucho dinero no suelen viajar en este tren sino que lo hacen en avión. Yo tuve la grata experiencia de viajar en platkartz con gente muy humilde, digamos donde uno puede ver la verdadera Rusia.

lunes, 22 de diciembre de 2008

Harbin : lo último de China



Vino el tren, separación con rulo y a seguir viaje.

Harbin es una ciudad China pero como está próxima a Rusia tiene mucho de su cultura, lo cual fue muy loco para mi encontrarme con las primeras construcciones, iglesias, monumentos de guerra, etc.


En las grandes ciudades chinas uno puede hablar un 10 por ciento ingles, si uno se aleja de ahí, habla el 0% como me pasó.

Llegué a Harbin y el clima cambio totalmente. Pocas veces sentí el frío que experimenté ahí. Habrán habido veinte grados bajo cero. La ciudad estaba cubierta de nieve.


Ni bien llegué, lo primero que tuve que hacer fue buscar el hotel donde podía comprar el pasaje del transiberiano. Decidí tomarme un taxi ya que me estaba congelando.

Le mostré la dirección al taxista y no les miento, hizo como ese capítulo de los Simpsons donde llevan a Bart y Lisa a vivir con los Flanders y al segundo de arrancar el auto, llegan al destino. El taxista hizo media cuadra y me dejó en el hotel. No lo podía creer.


Después de comprar el pasaje, me tomé el bus que me llevaba a mi hostel. Fue imposible la comunicación, para variar. Llegué al hostel y lo sorprendente fue que era un HOTELLING INTERNACIONAL, o sea una cadena reconocida a nivel internacional. Bueno, en todo el hostel no había una sola persona que hable inglés.

En los tres días que estuve en la ciudad me comuniqué por señas y gestos. Cuando iba a comer a un resto, le mostraba una nota que decía “ noodles por favor”. Cada vez que entraba a un lugar me miraban como si fuera un OVNI o algo así.

La falta de comunicación fue tan terrible que pasé 4 días sin hablar. Apenas me manejaba con notas.

Me tomé dos días para recorrer la ciudad. Miren lo que me pasó el día antes de irme, no me lo van a creer.

Estaba recorriendo la ciudad cuando se hicieron las tres de la tarde. Fotos por aquí, fotos por allí, cuando de golpe tomo una decisión que iba a cambiar el transcurso del día. Harto de sacarme auto fotos, le pido a un chino si por favor me podía sacar una.
Apenas le doy la cámara, éste la deja caer al piso!!!

El resultado fue que se destruyó toda la lente! Me desesperé por los siguientes motivos:
No tenía más dinero para gastar. Todo estaba distribuído en días exactos y no me podía comprar otra cámara.

Me estaba yendo al día siguiente y tenía que arreglar o conseguir una cámara para el viaje si o si.

Bueno el chino se dio cuenta de la bronca que tenía y con señas me hizo entender que sabía dónde la podíamos arreglar. Fuimos a una casa Olimpus y me dijeron que la cámara estaba muerta. A esto el chino me dice: “ hay cámaras económicas por 200 dólares, no es tanto”, tenía mucha bronca. Le dije que no tenía dinero y que tenia que resolver eso. De ahí me llevó a otro lugar.


A todo esto le di mi cámara para que sea el interlocutor, ya que si me ven a mi desesperado me iba a cobrar un millón de dólares. Imaginen esto: Una casa Olympus me ve llegar con apariencia de gringo dólar, sin entender el idioma y sabiendo que la tenía que arreglar en 4 horas.
Todo el baile me costó cien dólares que me duelen hasta el día de hoy, pero bueno, al final terminamos todos amigos.




El Reino del Regateo



En todos los países asiáticos que recorrí siempre tuve que lidiar con el regateo y la política de precios. En algunos países más en otros menos, pero siempre hay que regatear al fin. Algunos te suben un poco, otros se desubican. Yo siempre creí que NEPAL era el peor en este sentido. Me decían un precio quintuplicado y después le decías “dale acepto, no mejor hacemos una cosa, ¿te parece que te dé mil dólares? “Que sé yo, el servicio fue excelente, tus métodos son muy persuasivos”.

Como les decía, pensaba que Nepal era el peor hasta que conocí a la gran China. Déjenme decirles que nunca en mi vida vi algo semejante. Es sinceramente desagradable ver como se aprovechan exageradamente del turista. Prácticamente se cagan de risa de uno. Los latinos estamos más acostumbrados a estas situaciones pero imagínense europeos tímidos que acaban de salir de su casa y vienen a comprar a China. He visto todo tipo de barbaridades.

En fin. Creo que el peor lugar de la tierra se llama el Mercado de Perlas.
La segunda vez que fui, comencé a caminar por un largo corredor mientras veía como los chinos se iban preparando, relamiendo, pensando sus peores técnicas, como limarme, como asaltarme. Antes de que me ataquen, lo miré a mi hermano y le dije “ realmente quiero morir, este debe ser el peor lugar de la tierra para estar”

Voy a comenzar a explicar por qué.

El primero de los factores es que en estas tiendas pasa todo y también se encuentra de todo. Ropa, electrónica, más ropa, dvd, cds,lo que se les ocurra.

Otro factor que es que VIENEN TODOS LOS TURISTAS, especialmente ingleses y americanos, lo cual hace que los precios se disparen.

Tercer factor. Las técnicas empleadas son las peores que vi en mi vida. No solo te atacan, agarran y zamarrean, sino que gritan y se enojan si uno no les compra. Irritado, cansado, mal humorado, me he agarrado con millones de chinas que se enojaban porque no les había comprado sus productos. “Me hiciste sacar la campera, te la mostré y ahora no la querés, ¿estás jugando conmigo? Yo trabajo muy duro para esto”.

Quiero ser más todavía más gráfico. Caminás por un pasillo donde habrá unos 200 locales. Los chinos te agarran y te ofrecen el mundo. Suponte que te interesa una campera
La mecánica es la siguiente:

“¿Digame cuanto paga por esto señor”, te dice. Nunca te dan el precio al principio. Yo por lo general uso una técnica que es la siguiente: “para mí, esto sale un dólar, ese es mi precio, sino te gusta decime el tuyo”. Ahí no te dicen nada y luego te dicen: “Porque somos amigos 200 dólares”. Uno le responde: “ te doy 20”.

Ahí comienza el show. Van a empezar a actuar, llorar, enojarse, hacer todo lo posible, pero uno siempre tiene que estar firme con lo que ofrece, es la única forma de que no los asalten. Ellos trabajaron duro pero yo también hice mis pozos y quiero pagar lo que vale y no lo que ellos quieren que yo pague, en eso, no hay vuelta atrás.

Dirán que ese dinero es una locura, con ese monto están perdiendo mucho, etc.
Te despedís y te vas. Caminas 20 metros y luego llaman y te dicen un precio: “ ok, 40 dólares”. Uno de lejos le dice: “no hay chance”, y te vas.

Cuando casi ni te ven, te gritan , te persiguen, te agarran y empiezan a embolsar la campera y te dicen “ok, 30”. Yo por lo general les digo “empezaste por 200 y ahora 30?" Para terminar le decís que solo pagás 20, y te vas caminando. Finalmente lo piensan y aceptan. Obviamente el costo que tienen es 3 o 4 dólares como mucho. Vos pagaste el precio que sale y no el 200% como ellos quieren. Empezamos en 200 y terminamos en 20 dólares.

Este proceso es muy estresante. Ni hablar si hay que comprar 5 o 6 productos. Son 5 o 6 batallas.

Una curiosidad.
Conocimos a un argento en el hostel que hablaba chino, lo cual fue un delirio y lo mejor de la vida porque podíamos comunicarnos con alguien sin gritar o utilizar señas. Una vez fuimos con Ernesto al mercado. Le querían cobrar 30 dólares por 3 espejitos, una locura. Fuimos con Matías y le dijimos 3 por 3 dólares ajajajja la mujer nos miré pensando: ¿De donde salieron estas ratas?

Mis días en Beijing terminaron y también llegó la separación de Matías. La pasamos espectacularmente. Después de varios años, era la primera vez que compartíamos tanto tiempo juntos. Matías seguía para el sudeste y yo para el norte de China y Siberia.

Antes de separarnos hicimos una gran despedida en un resto. Nos fuimos a comer el plato más típico de China: pato de Pekín. Ordenamos y nos dijeron un precio. El mozo vino y nos sirvió el plato con arroz, pato, papas y una sopa también de pato. Pensamos “ que buen servicio, lástima que no ordenamos esto, esperemos que no sea una trampa”. Como era de esperar, nos quisieron armar una trampa para que paguemos eso que no pedimos, son terribles.

Ah, con mi hermano teníamos un buen resto cerca del hostel. Íbamos a comer siempre ahí porque trabajaba un chino que sabía ingles y nos podíamos comunicar. El resto tenía un ejército de empleados pero muy pocos clientes. Desayunábamos, tipo siete y a la noche también, alrededor de las once. Un día le pregunto a nuestro amigo medio en broma: “che, ¿ trabajás las 24 horas?” nos miró fijo a los ojos y nos respondió “ SI” y ahí se terminó la broma.

Más de Beijing



Palacios, templos, parques, de todo un poco. Beijing es una inmensa ciudad rodeada de historia y tradiciones. Uno de sus emblemas es la famosa “ ciudad prohibida”. Aquí básicamente podíamos encontrar a los grandes emperadores practicando ocio diariamente mientras los demás se morían de hambre: “Templo de la reflexión, templo de la meditación,” etc., etc.

Otro símbolo de China, y del mundo, es la Plaza de Tiananmen. La plaza Tiananmen es la plaza más grande del mundo, con unos 800 metros de norte a sur y 500 metros de este a oeste. Al sur de la plaza se encuentra la Ciudad Prohibida. En el centro se eleva un obelisco de piedra, el monumento a los Héroes del Pueblo. Tiene una inscripción hecha por Mao Zedong en la cual se lee “ los héroes del pueblo son inmortales”. Después vemos el Museo Nacional de Historia y de la Revolución. En la plaza también se encuentra el Mausoleo de Mao. Si quiere morir, debe ir y tratar de sacarle una foto a Mao. Lo más loco fue que estuve en el Maosuleo de Ho Chi Minh, Mao y Lenin.

Al salir de la ciudad prohibida, Matías quería hacer un viajecito en bici. Le pagamos a un hombre para que nos haga un tour de 45 minutos por unos barrios tradicionales. Nosotros no arreglamos este acuerdo ,sino que fue él quien nos lo vendió. Nos subimos a la bici y nuestro amigo comenzó a pedalear. Nos llevó por un hutong,(barrio chinos muy humildes). Nos metimos por calles que nosotros pensábamos: “ nos aparece cualquier chino con un sable y nos parte al medio”.

El “guía” fue de lo más gracioso. Cada vez que pasaba por una calle nos decía: “esto tiene 500 años, sigamos”.”Esta casa es muy antigua, tiene muchos años también, sigamos”. Bueno ahí termino el tour. El chino nos paseó 10 minutos y chau.

Beijing y la Gran Muralla


Doce horas después estábamos en Beijing. De la terminal de tren fuimos directo al metro.

El metro fue de los más gracioso. Veníamos con bolsos, muy cargados. Ni bien llegamos notamos la cantidad de gente que viajaba. Yo creía que solo los argentinos viajan como vacas, pero, se ve que no somos los únicos. Obviamente la diferencia está en que ellos son mil millones y nosotros 12, en Buenos Aires, tal vez.
El metro venía re cargado de gente. Se abre la puerta y pensamos: “ seguro que se bajan algunos y entramos”. La puerta se abrió y no bajó ni uno solo.
Había un chino pegado a la puerta que me miraba mientras pensaba: ¿tenés intenciones de subir? Mira que somos millones y estamos en todos lados.
Pasaron 5 trenes más y nos subimos.

Llegamos al hostel, muy bien presentado por suerte. Mi hermano se asustó al ver que la calle estaba en construcción. Yo pensaba: “ en india esto era París”

Al día siguiente nos fuimos a la gran muralla. Sinceramente fue una experiencia espectacular, ni pensábamos que iba a ser lo que resultó siendo. Considero que es la mayor de las maravillas, la madre de todas. Las pirámides son de otro mundo, monstruosas, pero el hecho de pensar que construyeron 7 mil kilómetros de piedras clavadas en la punta de una montaña, es una locura de solo pensarlo.

En fin, nos querían sacar millones de dólares para llegar allí. Optamos obviamente por el mejor y el único método que me permitió viajar por todos lados: la filosofía rata.

Primer paso. Nos tomamos un bus de línea hasta un cierto punto. De ahí nos dejaron en el medio de la nada, o sea, una ruta desierta. Nos bajamos y fuimos atacados por chinos que decían: “¡están en el medio de la nada, les falta 70 Km a la muralla, como soy un excelente chino, y obviamente no los quiero cagar, les voy a cobrar solo 30 dólares!

Sabíamos que la combinación de buses estaba cerca, así que acordamos con que nos lleve hasta ahí, por la mostruosa cifra de un dólar. Nos llevó, nos bajamos y de ahí nos tomamos una mini camioneta por así decirlo, si se podía llamar mini camioneta.

Los pasajeros éramos: Matías, el conductor, otro chino atrás, y yo. Después se subió otra pasajera más. Le tiramos 2 dólares por 70 Km. O sea en lugar de pagar una millonada lo hicimos por 2 magos. Creo que es la mejor forma de viajar, claro está que se corren muchos riesgos pero en mi opinión es lo mejor, sino sería todo muy fácil. Ah, dato. Cuando el chino nos venía llevando nos tiro: “ A los americanos les cobró 5 veces más”.

Pasamos todo el día en la muralla. Apenas entrás, hay que atravesar unos pequeños lagos y luego subir por un sendero que te lleva a la cima. Arriba te recagas de frió. Las partes de la muralla son 3. Hay una que está muy cerca de la ciudad, pero parece Disney, toda reconstruida y plagada de turistas. Nosotros nos fuimos a la más lejana, la más conservada. Cuando llegás a la cima, ves cuan inmensa es. Se ve la extensión hasta el horizonte. Si unos quisiera, puede caminar gran parte, unas 4 horas hasta la otra sección. De la muralla no tengo más para hablar, solo puedo resumirlo en: majestuosa.

Cuando nos fuimos de la muralla ya se había hecho de casi de noche, lo cual era un gran problema a la hora de volver teniendo en cuanta la distancia que teníamos que recorrer. Obvio que al vernos solos, las hordas de chinos nos atacaron diciéndonos “ manga de boludos, están en el medio de la nada, porque somos amigos les cobro unos 70 dólares ¿sí?

Cuestión, recurrimos otra vez a la filosofía rata. Matías vio a la distancia un bus lleno de chinos. Corrimos y nos metimos ahí. La mujer que organizaba nos miró no entendiendo mucho lo que estaba pasando. Le dimos 2 dólares y de nuevo a la ciudad.
En los días siguientes nos fuimos a la zona olímpica y entramos al nido de pájaros, el estadio más famoso de las olimpiadas.

sábado, 20 de diciembre de 2008

XIAN: EL EJERCITO DE TERRACOTA


Ni bien llegamos, mi hermano quería debutar en las moto taxis. Por lo general son un peligro ya que, o se destartalan o el conductor es un desastre. Le explicamos donde queríamos ir pero la comunicación era tan precaria que para un recorrido de 10 minutos tardamos 30.
En esta ciudad encontramos claramente lo que veníamos buscando. Una típica ciudad China. La ciudad está rodeada por una muralla que se dice que es la mejor conservada de todas las que defendían las ciudades de China. Es una ciudad bastante limpia, como todas en general.
La plaza central es por lejos lo mejor que se puede ver. Los edificios de la ciudad, sean antiguos o modernos, tienen por norma mantener el estilo. O sea, vemos un banco moderno con el típico techo Chino. Esta norma se mantienen desde edificios hasta teléfonos públicos.
De noche la ciudad de ilumina y le da un marco pintoresco. Barrios tradicionales, restos, bares, mercados.

Xian es la ciudad donde se puede ver el ejército de terracota. Dicen, la 8 maravilla del mundo. El primer emperador chino, quien hizo también la muralla, mandó a construir durante 20 años un ejército de 7000 hombres. Cada una de estas figuras tiene rasgos y características diferentes: bigotes, peinados, jóvenes, viejos, rasgos de etnias diferentes. Los uniformes reflejan también los rangos militares a los que pertenecen. Cada soldado llevaba un arma: arcos, lanzas, espadas.
Fueron creados para proteger al emperador. Los enterraron y luego de cientos de años, creo que por el 74, un par de campesinos los encontraron. Empezaron a excavar y encontraron las réplicas de los soldados de aquella época. En fin, es algo espectacular.

Para hacer la excursión nos ofrecieron todo tipo de precios. Para seguir con la filosofía viajeros ratas nos fuimos en bus de línea. Pasamos el día y al regreso, quisimos ir al Mausoleo del Primer Emperador Qin. Resulta que había que pagar unos 25 pesos y subir un monte. Al llegar hay un cartel que dice: “ acá esta el emperador” jaja, muy gracioso porque no se puede ver nada.
En Xian nos quedamos tres días y luego partimos ni más ni menos que a Beijing!

viernes, 19 de diciembre de 2008

UN POCO MAS DE SHANGHAI




En Shanghai nos quedamos 5 días, tiempo suficiente para hacer la ciudad. El clima nunca acompañó. Frío y lluvia. De Shanghai partimos a Xian, otra de las grandes ciudades de China.
Fuimos a comprar los pasajes y nos dieron varias opciones. El viaje era de 20 horas. Las opciones eran: buena cama, mala cama, sentado o...paradooooo!!!!Aunque no lo crean existe la opción de ir parado 20 horas. Me pareció buena idea poner a mi hermano en una silla dura por 20 horas.
Se trataba del peor vagón. Estaba más que lleno y tenía un olor muy particular, ventanas cerradas, cero aire. Los asientos eran como los del Belgrano: enfrentados y separados por una mesita. La forma de sentarnos era la siguiente: En la ventana, Matías. Yo al lado de él. Al lado mío, una china. Enfrente, una joven y junto a ella, una pareja.

El pasillo ni hablar, ahí vi como era viajar parado. Yo pensaba: "viajemos parados y es obvio que nos acostamos". Ahí entendí: en China viajar parado es VIAJAR PARADO.
A continuación les voy a presentar a un personaje muy particular. La apodamos Lee no me importa nada Chin Fu. Obviamente ese no es su nombre, pero si hubiese podido llamarse a sí misma, se hubiera puesto ese nombre sin dudarlo. Por empezar ni bien arrancó el tren, este personaje se abrió de piernas y brazos y se tiró encima de la otra chica que estaba intentando dormir.

Segundo: se sacó los zapatos. Mi hermano me dijo que no se podía respirar del olor a queso que tenia.

Tercero: cuando el marido se fue al baño, ella aprovechó para estirarse del todo y así ocupar el poco lugar que quedaba en el asiento.

Cuarto: Atentos. Llegaba la hora de la cena. Esta mujer sacó un pollo de una bolsa y lo empezó a trozar. Esto fue acompañado con noodles y una sopa. Luego se levantó, metió la mano en su bolso y sacó una bolsita. La puso arriba de la mesa y se puso a trabajar. Dentro de la bolsa había langostinos. Se puso a pelarlos en la mesa y luego los agregó a la sopa. Para finalizar sacó de su bolso mágico un pepino.

Quinto: por suerte la comidita se terminó, ¿pero qué viene después de la comida? ¿El postre?
No. Viene el cigarrillo. Sin importarle nada se puso a fumar un cigarrillo en el tren, tal vez, el mayor de los crímenes que se pueda hacer en un medio de transporte. Había carteles de “prohibido fumar” por todos lados. Enojados con mi hermano le dijimos por señas que estaba prohibido fumar. Ella se rió y nos hizo la señal de: shhhh, secreto. Muy graciosa. Mi hermano le contó al encargado de seguridad y éste la reprimió diciéndole de todo. Después de todo este show, la china se tiró encima del marido, la otra china y se fue a dormir.A la madrugada no sé por qué me desvelé y sin querer le pegué una patada mientras dormía. Ella se levantó y me empezó a insultar.

¿SHANGHAI O FUTURAMA?



SHANGHAI
Encontré el tren, mostré el pasaje y me subí. Me tocó un cuartito con otros 6 chinos. Mi cama era la de más arriba, cuando digo la de más arriba, créanme casi toco el techo con la boca. La verdad que ese tren fue de los mejores que vi. Tenía electricidad y el mejor baño hasta el momento. Me daban ganas de dormir ahí.

Lo primero que tengo que decir de esta ciudad es: ¿Dónde está el comunismo??? Shanghai, junto con Hong Kong, es lo más parecido a FUTURAMA que vi. Es increíble lo que creció la ciudad es los últimos 15 años. Siempre fue una ciudad rural, pero desde que se abrieron los chinos, el puerto empezó a ser más que importante y así, la platita empezó a entrar. Los de Beijing la consideran poca histórica y no la quieren ni comprar con Xian o la misma Beijing. Pero lo cierto es que hoy en día es el corazón de china. Prácticamente no encontramos lugares típicos chinos. Hay una ciudad antigua que es algo bien clásico, pero no mucho más.
A la ciudad la corta un río y del otro del mismo se puede ver la zona financiera. El emblema de Shanghai es la famosa torre de televisión la perla. Lo más parecido a un cohete de la NASA.
En fin, al bajarme del tren me topé con 3 chinitos. Dos mujeres y un chico. Ellas estudiantes, él... ni idea. “¿Hola, de donde sos?”, me preguntaron las chinitas. “Ehhhh, argentino”. “ ¿Enserio? ¡Qué bueno!!, Nosotras somos estudiantes, ¿te gustaría venir con nosotros? Estamos yendo a una casa de té, es algo muy típico de china, creo que deberías conocerlo.”.

Mi hermano llegaba a la noche, yo acababa de llegar y estaba totalmente aburrido. Acostumbrado a India que la gente se te pone a hablar, me pareció una buena idea decirles que sí.
Empezamos a caminar y me iban contando la historia de China, de ellas, sus estudios, me preguntaron de Argentina, una buena velada. De pronto, llegamos a la famosa casa de té. Al entrar nos recibieron muy cordialmente. Yo cargaba con mi mochila. Nos sentamos y apareció una china vestida muy tradicionalmente. Me explicó en chino que lo que iba a presenciar era una ceremonia milenaria. Se llama la ceremonia del té. Básicamente es una china que prepara 6 variedades de té diferentes. Obvio que están muy buenos y todos hechos a base de frutas secas, hierbas, etc. Cada preparación tiene un fin distinto e implica una preparación compleja. Todo esto viene acompañado de una explicación que obviamente no entendí absolutamente nada más allá de la peor traducción de que las chinas me querían dar.

Muy lindo todo pero yo quería ver los precios antes de empezar. La verdad que cuando me dio la carta no entendí nada porque obviamente estaba en chino,pero escuche algo de 30 yuanes cada té.“No debe ser mucho”, pensé.
Me saco el sombrero por la china porque hizo un gran show. Tiro toda la variedad de té posibles, mezcló, explicó, nos convidó galletitas. En un momento me puse a filmarla y la china grito:NOOO!!!

Todo venía bien hasta que en un momento empecé a sentirme medio dormido y ahí comencé a pensar: ¿Qué estoy haciendo? “Mirá si me trajeron acá, me duermen y me roban el riñón!!. Mientras, las chinas me hablaban y me tiraban chistes pero mi sonrisa no era la misma.
Al terminar, la china pide la cuenta y ahí me la dan.

Resulta que me querían cobrar todos los tes + el show + un extra si te gustó el show, cosa que ella se lo auto adjudicó, + todas las galletitas que me comí que supuestamente eran de cortesía. Mi cara se volvió violeta. A todo esto la sin vergüenza me dice “lo tenemos que dividir por 3 porque mi hermano no puede pagarlo”. En ese momento entendí todo. Me habían hecho la peor cama.
Había entrado en Shanghai, tenía la cabeza en cualquier lugar y lo que menos venía pensando en que unas estudiantes me iban a hacer una cama en China. Sinceramente fue la única y gran cama que me metieron en el viaje. Fue como un hechizo, no pude ni discutir ni nada. Simplemente les pagué los 80 dólares ( en china vale oro) y me fui a la mierda. Días después me enteré que caen turistas de todo el mundo Yo por lo menos perdí eso, europeos pierden 500 euros.

Llegué al hostel y me quedé esperando a mi hermano. El encuentro con Matías fue más que emocionante, después de casi 15 meses sin vernos nos encontramos en el restaurante más barato de la cuadra.

Los primeros días con mi hermano fueron muy divertidos. De viajar por Sudamérica ( le encanta Brasil, Colombia) quiso lanzar su primera aventura como mochilero en el peor lugar para empezar: China. Te quieren enganchar por todos lados, no existe la comunicación, todo se regatea , etc.

Ni bien llegó empezamos a recorrer lo máximo que pudimos. Si hay algo que decir de China , desde una gran metrópolis como Shanghai hasta un pueblito perdido en la montaña, es que la COMUNICACIÓN ES IMPOSIBLE. Sin exagerar, pienso que es el lugar más difícil para viajar que he estado. Señas, gestos, palabras y hasta un libro de Chino básico. Esas son las armas para el día a día. Ahora la pregunta es: ¿cómo pedís un pasaje? ¿Cómo vas al hospital? ¿Cómo habás con una mina??

PREGUNTANDO SE LLEGA A LA CHINA


CHINA: Gounzhou

En mis últimas tres semanas prácticamente no dormí. La última noche seguí de largo y al día siguiente me tomé el avión al norte de Australia para luego terminar en Singapur.
Lo primero que esperaba ver en el aeropuerto era al CHINO RIOS, al CHINO TAPIA y a CHINA ZORRILLA. Nada de eso pasó. Durante las próximas 24 horas no me pude hacer entender. ¿Me están hablando en Chino? Jaj.
Apenas llegué pregunté en el aeropuerto “¿donde me tomo el bus a la ciudad? La respuesta del chino fue “ no te lo vas a poder tomar en esta oficina” Así llegué a China, sin entender el idioma y encima aguantando jodas muy malas como esa.
Salí del aeropuerto y todo fue empeorando. La verdad que cometí el mismo gravísimo error que cometí meses atrás en Egipto. Caí a China sin hostel, sin teléfono, sin mapa. Mi pensamiento era el de siempre: ahí se ve.

Al salir veo una fila de ochos buses. Lo primero que hago es preguntarse a la que organizaba, cuál era el que me llevaba a la ciudad. Obviamente que la china me miró y me contestó. Ahora, lo que me dijo se los debo.

Como siempre la física fue la que me llevó a la ciudad. Ahí fue imposible encontrar un hostel. Caminé unas dos horas y nada. El hambre podía más que yo. Entré en un fast food de comida china. Le indiqué lo único que pude entender y me sirvieron una mierda de sopa, incomible. Recorrí un toque la ciudad muerto de calor y luego tuve que tomar decisiones. Visto y considerando que no había mucho más para hacer, me tomé el tren Hong Kong antes de lo planeado. Me subí al tren y en dos horas estaba ahí.

HONG KONG

HONG KONG es una ex colonia inglesa que forma parte del territorio Chino. Como se maneja con autonomía, al entrar te sellan el pasaporte. Hay que tener ciudado ya que si uno va a China, después a Hong Kong y luego a China de nuevo necesita una visa de múltiples entradas.
En Hong Kong me sentí como MICHAEL FOX en volver al futuro, pero con más altura y sin ese viejo que siempre molestaba. La ciudad es totoalmente futurista, trenes, rascacielos, buses, letreros, escaleras mecánicas, computadores.
Les cuento un poco sobre los trenes: Aire acondicionado, butacas increíbles, plasmas y mapas computarizados.

Al bajar del tren me encontré con millones y millones de personas por todos lados. Gente comprando hasta lo que no tienen. Hong Kong es la cuidad de la moda y la electrónica. Buena calidad de ropa a un precio relativamente bajo.
En cada cuadra hay mínimo tres locales de electrónica, cámaras, notebooks, dvd, mp3 y mucho más.
Vivo del lado del continente, del otro lado está la isla donde pueden sacar la foto más famosa de Hong Kong. Es una postal del futuro y del mundo que se viene. Tiene un paseo muy agradable donde podes sacar las mejores fotos de la ciudad.
La comida es de todos lados, japonesa, china, coreana, etc. Se gasta unos 30 dólares diarios como mínimo.
Las escaleras mecánicas son consideradas transporte público. A veces hay que usarlas para cruzar de una cuadra a la otra.
En bastantes espacios públicos esta terminantemente prohibido fumar. Se acordaron un poco tarde después del daño que hicieron.

Una de las mayores dificultades que tiene la ciudad es su cantidad de habitantes. Es un territorio bastante reducido para sus 7 millones de habitantes. Hablando con un local: “ en esta ciudad vivimos 7 millones de personas, pero todavía queda mucho espacio”. Estaba por decirle “ sí, obviamente. Todavía la gente puede dormir colgada del puente, en las alcantarillas o adentro de un bolsillo”, no lo podía creer. Por ejemplo: hoy me tome el subte y tuve el lujo de ser golpeado por uno de los guardias que se dedica a empujarte para que entres.
La gente vive y se dedica a consumir. Es algo que a uno lo deja impactado. Toda la ciudad esta armada para que la gente consuma sin parar. Largas colas en tiendas de ropa, comida, electrónica, promociones, publicidad por todos lados. La ciudad permanece despierta 24 horas para que la gente pueda consumir.

La primera noche tuve que recorrer unas tres horas hasta encontrar una habitación. Me querían cobrar un despropósito. Terminé pagando 35 dólares por un cubículo de dos x dos. Me sentí como si estuviera en las películas. ¿Cómo puede entrar una cama y un baño en un rectángulo de ese tamaño?
Una vez que saqué la visa de Rusia ya estaba listo para encontrarme con mi hermano en Shanghai.

jueves, 18 de diciembre de 2008

EL FIN DE AUSTRALIA


Les adjunto aquí el último de mis informes desde Oceanía. En estos momentos me encuentro en Hong Kong. Estoy escribiendo desde mi cama, muerto de calor con 30 grados. La vida es así.

Desde la ventanilla del avión miraba por ultima vez el suelo australiano. No hay chance de que pueda explicar todo lo que pasa por mi mente a la hora de hablar de Australia. ¿Volveré?

Las últimas semanas en Sydney fueron de puta madre. En el trabajo muy bien. Wayne inventó más términos, más asados, más delirios. Este tipo de personajes solo existe en este país. Muchos australianos se dan cuenta de que sos un estudiante, profesional o simplemente una persona y te tratan como tal. A diferencia de otros lugares donde la gente que trabaja en negro es explotada como si estuviera haciendo un favor a alguien. Pero bueno, eso es otro capítulo.

Wayne se ocupó de nosotros siempre, nos cuidó que no nos falte nada, nos dio laburo y nos dio asado. En el cumpleaños de uno de los chilenos nos armó una fiesta. Nos agasajó con vino chileno, torta, y sobre todo mucha carne. Ah, le pidió a un amigo si nos podía vender un auto a 500 dólares!. De hecho, así fue. La mentalidad latina intenta buscar fallas por todos lados: ¿un auto a ese precio? Seguro que algo anda mal. ¿Qué tendrá en mente? Gracias a Dios en el mundo hay gente desinteresada. Afortunadamente conocí muchas personas así.

Si algo le faltaba al paraíso, era tener joda. Abrieron un bar enfrente de nuestro hostel.Una lástima porque ya me estaba yendo pero al menos alcanzó para una buena noche. ¿Se acuerdan de Will? Por si no se acuerdan, Will es aquel inglés que orinó su cama, la de su compañero, ah y la mía.

Cuando llegué al hostel me encontré con Will, o lo que quedaba de él ya que había estado tomando desde las 4 de la tarde. Recuerdo que estaba sentado de espalda, le toqué el hombro y al darse vuelta me recordó aquella épica saga: EL SENOR DE LOS ANILLOS, en el papel de Golum obviamente. Su cara estaba totalmente deforme. Lo levanté y lo llevé al boliche. Cuando llegamos apenas podía caminar. No tengo ni idea cómo pasó el primer control (recordemos que en Australia si estas borracho, hay tabla) luego en el último de los controles le pidieron que escriba su nombre y sus datos en una planilla (burocracia del local) Escribió el nombre más indescifrable que vi en mi vida. Tan solo tenía que poner WILL y en su lugar escribió: CLJDKLSJKDSJDKSMKSMDKSM. Obviamente el de seguridad lo miró y le dijo: “flaco, ¿podés escribir bien tu nombre? Will lo miro y le dijo: “ no puedo amigo aksakjskajska”, el resto nunca llegué a descifrarlo. Entró y murió en el medio de la pista. Duró aproximadamente 2 minutos en el boliche. FIN.

Antes de irme de Australia me di el lujo de irme de camping unos días. Fíjense lo que son los camping aquí.

BIENVENIDOS A LA TIERRA DE LOS CHOCOLATES, BIENVENIDOS A AUSTRALIA, donde hay camping ultra limpios, ultra equipados, con parrilla, vestuarios, duchas, vistas espectaculares y sobre todo rodeado de canguros. Todo súper organizado y obviamente, muy seguros.

Bueno amigos como les dije, no había mucho más para contar de Sydney. Quiero agradecer nuevamente a este increíble país que me permitió recorrer el mundo. Nunca me voy a olvidar de él y su gente. País en que las cosas funcionan como deben funcionar, la gente vive dignamente sea carpintero, obrero, funcionario, hombre de negocios o basureros. Tuve la oportunidad de hablar con todos los niveles sociales y la verdad que la brecha entre unos y otros es muy chica. Se puede ganar más o menos dinero pero a ninguno le va a faltar nada. ¿No es acaso el ideal de una sociedad? No preocuparse por la política porque de eso de ocupan los votados, o sea, saber que si votás, tu voto va a ser positivo, va a sumar y no a restar. En fin, me despedí de todos los grandes amigos que me hice en el hostel esperando encontrarlos nuevamente vaya uno a saber donde. GRACIAS AUSTRALIA Y HASTA LUEGO.

miércoles, 17 de diciembre de 2008

UN POCO MAS DE LA TIERRA DE LOS CANGUROS


EL FINAL DE UNA ERA. EL COMIENZO DE OTRA Se terminaron mis días con Richard, la época del sushi, champagne, me sentía en los 90. Era hora de arrancar de nuevo. Así fue que aparecieron una serie de trabajos muy divertidos. Uno de ellos fue ayudar a un basurero a mudarse de casa, esta de mas decir que el basurero en Australia gana lo mismo que un ejecutivo de alto rango en Argentina. En fin, su casa tenia una particularidad: estaba llena de dvd, laptops, camas, plasmas, todo sacado de la BASURAAAAAAAAAAAAAA . Los basurales de acá son una fiesta: bicicletas, electrodomésticos, computadoras, calefacciones, de todo.

Otro trabajo de los trabajos que tuve fue en una isla. A las 7 de la mañana nos busco nuestro nuevo jefe. Estaba yo y David, me amigo israelí. El viaje estuvo increíble, atravezamos la laguna con mucho frió. Estaba muy contento porque el laburo era por 15 días, lo cual me garantizaba un buen ingreso con vistas a mi gran expedición. Llegamos a la isla. Las palabras de nuestro jefe fueron las siguientes "¿sos argentino?" ¡Que bueno! “Ahí hay 6 pilas de rocas de 40 kg cada una. Cargalas y llevalas cuesta arriba. Gracias”. Nos miramos con mi amigo. Los dos estábamos aterrados. Empezamos. Una roquita, dos roquitas, paso una hora y terminamos recién la primera pila. Paso nuestro jefe y nos dijo:" llévenlas mas lejos por favor. Gracias". Ahí fue cuando le dije... " no más. llevanos de vuelta". Y ahí termino todo. Renuncie por primera vez en 6 meses de trabajo de obrero.

El mismo día que perdí ese trabajo encontré otro al instante. Se trataba de dos viejos de 90 y 80 años, la especialidad de la casa podríamos decir. Prácticamente no tuve que hacer nada, solo pintar un deck en el mar, con el mejor sol de la vida pegándome en la cara. ¿Me puedo quejar? A todo esto la mujer no paro de darme té, tortas, sándwiches, etc. Me dio 5 té en un día, mas el almuerzo. Por dentro pensaba "¿me pueden tratar mal?” ¿Alguien puede vomitar y pedirme que lo limpie? ajaj

BIENVENIDOS AL MUNDO DE WAYNE Amigos les quiero dar la bienvenida a un mundo fantástico. De la misma manera que los lleve a la tierra del delirio en India, déjenme llevarlos a la tierra de los chocolates. Imaginen un lugar donde le preparen asados todos los días, les inviten birras al terminar el laburo. Estén rodeados de personajes bizarros y su jefe sea el hombre más gordo y gracioso del mundo. Amigos, bienvenidos a la

TIERRA DE WAYNE
WAYNE.
El millonario más delirante y buena onda que vi en mi vida. Cuando digo que era gordo, lo digo como alguien que estornuda y le duele la panza, no es joda, ese era mi nuevo jefe. EL TRABAJO.
Construir su casa desde cero. La verdad q aprendí muchísimo ya que había todo por hacer, desde las bases de la casa hasta pintar, instalar, poner techos, cañerías, etc...

CUALIDADES DE WAYNE.
Es extremadamente gordo. Se viste con un sombrero alemán, usa una remera con 4 o 5 manchones de salsa barbacoa, me hace acordar a la película Scarface cuando a Al Pacino lo cagan a balazos. Cada vez que comía una salchicha le caí salsa encima. La mayor de sus cualidades era que le encantaba el asado. Básicamente no hace una mierda solo esta en la obra para mirar y prepararle a todos los obreros un asado. Nos preparaba pollo, beef, salchichas, hamburguesas, gaseosas, tortas, facturas, vino y cerveza cada vez q terminamos de laburar. Se emborracha con dos botellas de wisky diarios. Estuvo dando vueltas por el mundo en cruceros 5 estrellas. Se la pasa contando las peores historias y todos lo escuchan, al fin y al cabo, tiene una gran personalidad y eso hace que la gente lo quiera y acepte. La virtud que más me llama es su sentido del humor. No deja de tirar mil chistes. A nosotros nos apodo LOS 3 AMIGOS, como la película de Chavy Chase.

La mecánica era la siguiente: Cuando necesita nuestra ayuda, Wayne grita al aire ITS TIMEEEEE FORRRR SUPERRRR AMIGOSSSS POWERRRRR!! e inmediatamente hace una A con el dedo como si fuera la Z del zorro. Lo loco de todo esto es que cada vez que hace esta A ,le duele la espalda por lo gordo que está. Cuando tosía le dolía la espalda y la panza. Una vez vinieron unos israelitas a trabajar con nosotros y los presentó a los demás obreros diciendo: “LES TRAIGO UN PAR DE ISRAELITAS, ACABAN DE VENIR DEL EJERCITO”. A uno de los chicos lo apodó MOSAT, delirio. Cada vez Wayne se suma a trabajar con nosotros, grita al aire. “ITSSS TIMEEEE FORRR SUPERBARBECUE POWERRR” ( SUPERPARRILLA). Por último uno de los trabajadores tiene una excavadora, se llama GLEN y lo apodó OPTIMUS GLEN, haciendo referencia a los transformers. LOS TRABAJARORES.
En la obra trabajan 2 viejos de 55 y 66 años. Es increíble la fuerza y el empuje que tienen, agarran la pala y no la sueltan.
Después hay un par de italianos que se encargan del concreto. En una ocasión Wayne les preparó pasta y se puso una remera que decía: “the boss of the bosses”, y le decia a todo el mundo que era un ITALIAN DAY! En el grupo de tanos había 2 chicos. A uno le decíamos Nadal. Nadal tiene una pequeña mancha en su expediente, ya que estuvo preso por romperle el cuello a un compañero de colegio. El resto del staff lo integran 2 samoanos que también estuvieron en cárcel. La frutilla del postre es EL GRAN JIMBO.

Hablemos de Jimbo. Jimbo labura todo el día drogado y borracho. Cuando digo borracho lo digo enserio, corta las maderas con la sierra en una mano y una cerveza en la otra. Es el que menos trabaja de la obra, todo el día al echado al sol, hablando, haciendo chistes y sobre todo, no para de hablarle al Wayne. Un día Jimbo no hizo absolutamente nada. Tomó cerveza y cargó solo 2 maderitas. Al final del día uno de los obreros le dijo " Jimbo, ¿te podes poner la laburar? Jimbo me miró y me dijo "no lo puedo creer, estuve laburando como un FUCKING BULL!!!” La campera que usa de la empresa tiene una publicidad que dice: “ no nos llames, nosotros te llamamos”. Yo le pregunte. : “Jimbo, si no te llaman, ¿cómo sabés que te necesitan? Se quedó pensando un tiempo y dijo “jijij es verdad”, y mientras se le caía la cara de la droga que tenía.

A veces Wayne se pasa de bueno y toma decisiones erradas. Suele cargar su heladera con 60 cervezas. Obviamente que todos los muchachos de la obra se las tomaron. Ese día nadie laburó y terminaron todos totalmente borrachos. Al terminarse las cervezas le robaron a uno de los viejos sus cervezas calientes. Pero no quedo ahí. Estábamos hablando con Wayne en la calle y de pronto escuchamos disparos. Resulta que los samoanos estaban disparando con la pistola de clavos! Escuchamos los tiros y nostiramos al piso. Nos pegamos un susto increíble.

LA NOVEDAD.
Estaba a punto de sacar mi pasaje a Japón y justo me llama mi hermano y me dice resumidamente que se cansó de todo, etc., y que quiere irse de viaje unos meses por el sudeste asiático, así que arreglamos y nos vamos a encontrar en China para viajar unos 15 días. PLANES FUTUROS El 24 de octubre viajo a Hong Kong. Ahí saco la visa de Rusia y me voy a Shanghai. Me quedo con mi hermano 15 días y luego me voy a Siberia, Moscú, San Petersburgo.

SITUACION DE HOY La verdad que al saber q me voy, quité un poco el pie del acelerador. Estoy extrañando más de lo normal y estoy con muchas ganas de empezar a viajar luego de unos duros 4 meses de trabajo. Por el momento Australia cumplió una etapa y estoy mas que agradecido a este país, que sin él, no hubiera podido haber hecho mucho de los que hice. ¿Volveré el año que viene? Ese es otro capítulo que todavía no lo tengo claro, lo definiré más adelante. Tengo la cabeza llena de ideas para el futuro, pero tendrán que esperar porque ahora lo único que pienso es en la aventura. Se extraña también tener contacto con argentinos. Hace casi 3 meses que no hablo o veo alguno. Para que se den una idea el otro día fui al consulado argentino y fue como redescubrir mi país. Después de tantos países que vi como turista me resulta muy raro pertenecer al mío, casi q lo veo como un extranjero más. Podrá haber dinero en el mundo, mejor calidad de vida, pero créanme que la vida social y los valores de la familia, la amistad, el compartir, no es fácil encontrarlos en otros lugares. Tengo ganas de vivir al país desde otro punto de vista, tantos años vendiendo productos sin sentido me hicieron darme cuenta de que el único producto que me gustaría vender es el país.