Buscar Destinos...

Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 3 de enero de 2009

Seguimos con los camaradas en Moscú




Teniendo en cuenta que había llegado a las 4 de la mañana y que venía sin dormir los últimos 4 días, hice lo mejor que pude. Traté de retener la mayor cantidad de informaciónposible.


Es casi imposible describir con exactitud lo que uno siente cuando se para frente a una de las maravillas. Estás en lugares de gran relevancia para la historia de la humanidad, donde millones de acontecimientos pasaron y uno no sabe que pensar. El sentimiento más inexplicable que experimenté, fue el de estar en esa situación y considerla como una situación normal, como que ya me había acostumbrado a ver ese tipo de cosas.
Es sumamente importante al estar parado frente a una maravilla dedicarle el tiempo suficiente que uno necesita para absorver el momento. Si no lo hiciéramos, caeríamos simplemente en sacar fotos y pasar a otra cosa.

Seguí recorriendo la ciudad a un ritmo bastante lento. En la Plaza Roja me pasó algo particular. Venía caminando y de pronto se cruzó un ruso arrojando un fangote de euros al piso. Luego de levantarlo, no me quedó otra que preguntarle si estaba loco por haber hecho eso. El ruso me súper agradeció. Al segundo después, cayó un supuesto agente policial mostrándome la credencial. Acto seguido me preguntó si hablo ruso, obviamente le dije que no. Después me pregunta si yo había recogido uno o dos fangotes y me empieza a pedir dinero. Me dice si tengo plata, yo le respondo que obviamente no tengo y le digo que no hablo ruso. Por cansancio y al ver la complejidad de la comunicación, se fueron sin decir mucho más.

La cama supuestamente es así. A uno de los hombres se le cae el fangote. Vos lo levantás. Viene la policía y te pregunta de dónde sacaste eso y vos quedás congelado. Claro está que esto funciona con personajes que hablan algo de ruso, no como yo

Cerré mi día turístico, recorrí calles y note el gran nivel de antiamericanismo que hay. Si la gente se da cuenta de que hablás inglés, por lo general se hacen los desentendidos y no te quieren ayudar. Esto me paso varias veces.

No hay mucho más para contar de ese recorrido, si les puedo decir que mientras estaba mirando una vidriera cayeron dos gordos y me pidieron plata. No se si llamarlo intento de robo o que, pero fue algo muy vago. Me pidieron plata y me quisieron palpear. Yo les dije que no tenía nada y al ver que no nos podíamos comunicar se fueron. La cuestión fue que en un mismo día había tenido más acción que en meses, me refiero a robos.

Llegué a la casa del ruso, me esperaba con la cena y con una bebida muy peculiar: cerveza de miel. En realidad me ofreció una copita pero terminé re en borracho tomándole toda la botella.

A la mañana me levanté y me fui a recorrer de nuevo la ciudad. Hice el famoso Kremlin y alrededores. A medida que uno camina por Moscú, se va dando cuenta del estilo particular que tiene. Todavía quedan muchísimos edificios de la época comunista, construcciones en bloque , totalmente rectangulares adornadas por martillos, hoces, figuras de trabajadores arando tierras, grandes monumentos. Moscu podría decir que fue una gran ciudad para recorrer. Al igual que Berlín, es de esas ciudades en donde uno respira historia por todos lados. Monumentos, iglesias, museos, puentes, jardines. Cada monumento tiene una historia por detrás, lista para descubrirla.
Como toda ciudad, cuando uno se aleja de las zonas más turísticas empieza a descubrir la verdadera Moscu, una ciudad un poco más sucia y descuidada. El particular toque que le da las nevadas del mes de diciembre hacen que la ciudad tenga una apariencia única: bosques nevados, autos, cúpulas de iglesias, techos, calles, barredores de nieve, etc.
La gente en Moscú me pareció más mal humorada de lo que había experimentado en Siberia, imaginense!! Gente con ganas de peliar, mal humorada, a mil revoluciones. Venía bajando las escaleras en el metro y de pronto un hombre golpea sin querer a otro, este cae rodando por las escaleras. Yo pensé que se había matado o algo así. El hombre se para, se sacude y sigue caminando rápidamente jaja.

1 comentario:

splendid dijo...

It seems different countries, different cultures, we really can decide things in the same understanding of the difference!
nike shoes