Buscar Destinos...

Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 2 de enero de 2009

En el corazón de la Madre Rusia




MOSCU

Eran las cuatro de la mañana y yo estaba parado en la estación de Moscu. Tuve que esperar unas horas hasta que se lavante la familia que me iba a hospedar. Entre tanto, intenté encontrar una tarjeta de teléfono, cosa que fue casi una misión imposible. Como sabemos, nadie nos habla inglés.

El otro problema es que no hay tarjetas en inglés. Me llevó una hora recorrer los alrededores de la terminal para encontrar algo sin tener mucho resultado.


Siguiendo con el estilo ruso, dos personas en la calle me ofrecieron su celular. Ya estaba todo arreglado, aunque había un pequeño problema. Esta persona me esperaba en veinte minutos en la estación de metro, el trato era que si yo no llegaba, él se iba porque llegaba tarde al trabajo. Se venía una de las grandes aventuras que tuve en Rusia: viajar en subte.

Salí corriendo a buscar el metro. Cuando llegué me encontré con que el metro no tenía traducción en inglés, o sea, tuve que buscar la estación siguiendo el alfabeto ruso. Por suerte tenía anotado el nombre de mi parada. Empecé el duro camino al metro. Debo decirles que pocas veces en mi vida he visto tanta cantidad de gente aglomerada. Parecíamos vacas. Yo y mis mochilas no dejábamos de ser atropellados por todos. La gente caminaba en bloques, compacta, miles y miles de rusos con destino a sus trabajos. Como si fueran robots, no se detenían, estaban programados. Tuve la gran suerte de encontrar un ruso que hablaba inglés y me pudo guiar a mi estación. Luego de 35 minutos llegué a mi parada El ruso que me hospedaba me estaba esperando. Nos encontramos y fue un gran alivio para mi, venía muerto, cansado del transiberiano y sobre todo muy perdido. Me llevó a su casa, me ofreció una ducha, ¿puedo no aceptarla? Me sirvió el desayuno y luego a recorrer Moscú.

Lo primero que hice ese día fue caminar por la Plaza Roja. No saben el frío que hacía, me entraba por todos lados.

Debo decirles que la plaza roja es una de las cosas más espectaculares que he visto. No es por nada la tercera más grande del mundo: el Kremlin, fortaleza real donde reside actualmente el presidente ruso y anteriormente residencia de los zares, Mausoleo de Lenin ,donde también podemos encontrar monumentos de conocidos personajes del régimen de la URSS, el GUM o Filas comerciales superiores, es uno de los centros comerciales más grandes de Rusia, El Museo de Historia, es como un gran deposito de materiales relativos a la historia de los pueblos de Rusia. Hoy el tiene alrededor de 5'000,000 de muestras en sus fondos y por último La Catedral de la Intercesión (Catedral de San Basilio), el emblema de Rusia. Es muy difícil que a uno no se le ponga la piel de gallina, tanta historia, tantos personajes que desfilaron por ahí.

1 comentario:

intelligence dijo...

Although from different places, but this perception is consistent, which is relatively rare point!
nike dunk